28.4.09

El vestido

Los montaraces se quedaron boquiabiertos. Salvo Max Fiendus, que conocía bien de cerca el esplendor de Betengard, aquellas gentes de montaña nunca habían pisado una mansión con tanto lustre y tal cantidad de sirvientes. Estos los condujeron a las habitaciones de la segunda planta, donde se acomodarían durante su estancia. Cuando Río entró en la suya, tras una doncella menuda y de mediana edad, sintió que las altas paredes se le venían encima. Estaba adornada con sobriedad, pero las pocas piezas que la amueblaban eran espléndidas, talladas en madera fragante y oscura. Una suave alfombra, un espejo grande y ovalado y algunos candelabros de plata embellecían el lugar. Aquella elegante alcoba no era precisamente la de un criado.

Río dejó escapar un silbido ramplón. Frente a ella, una gran cama con dosel presidia el aposento, y encima de su mullido cobertor se extendía un vestido color esmeralda digno de una princesa. Dio unos pasos y acarició la tersura de la tela.

—¿Es para mí? —preguntó Río a la doncella que la había acompañado.

—Sí, señora. Es un obsequio del príncipe Doogan. Él mismo lo compró para vos.

—No, no lo creo. No ha de ser para mí —repuso Río, desconfiada.

—¿No sois vos la dama que esperábamos? —La doncella le mostró una sonrisa afable—. El príncipe nos encomendó que os atendiéramos en todo aquello que necesitarais, nos advirtió de vuestras ropas de mancebo… Y veo que es cierto, ¡si hasta lleváis una espada al cinto! —exclamó mientras se aproximaba a la muchacha—. ¡Pero mirad vuestra cara! ¡Si estáis cubierta de roña! Os prepararé un buen baño.

Aquella mujer se disculpó brevemente y salió de la habitación. Parecía dispuesta a cumplir a rajatabla el encargo del príncipe porque en unos minutos ya estaba de vuelta dándole órdenes a un par de criados que cargaban con una bañera.

—Dejadla aquí, junto a la chimenea —les indicó.

Comenzó un incesante ir y venir de la servidumbre cargando baldes hasta que el barreño quedó rebosante de agua.

Hale, hale, ya podéis marcharos —despidió la doncella a los criados agitando los brazos—. Ah, y decidle a Anelle que venga, y que no olvide traer un refrigerio para la señorita. Y vos, ¿a qué esperáis? —añadió dirigiéndose a Río, mientras cerraba la puerta—. Quitaos de encima esas pieles malolientes. —La doncella abanicó una mano delante de su arrugada nariz.

—Pero… señora… —balbució Río, ahora sí sonrojada.

—¡Oh, vamos! No me vengáis con melindres, joven dama. Un baño os librará de la fatiga del viaje y… ¡por todos los dioses! ¿Qué habéis hecho con vuestro cabello?

La joven montaraz se había quitado el gorro de piel de lince dejando a la vista su cabeza pelona de cabellos trasquilados y algo tiesos.

—¡Pobre niña! —se lamentó la doncella, ayudándola a despojarse de aquel tosco ropaje de montañés—. ¡Pero si estáis más flaca que un junco!

El agua estaba caliente y Río se metió en el barreño sin rechistar. Con enérgico ademán, la doncella le enjabonó el corto cabello. Al poco, entró Anelle, una muchacha tan joven como ella, aunque de aspecto mucho más lozano. En verdad, Río parecía una trémula espiguilla surgiendo de un arroyo, aunque sus brazos, acostumbrados a manejar la espada, casi estaban tan fornidos como los de un varón. Pronto se sintió reconfortada y remoloneó un rato antes de que el olor del pan tierno la apremiara a terminar el baño. Todavía envuelta en un lienzo, despachó con rápidos bocados los manjares que habían traído. ¡Cuánto tiempo hacía que no saboreaba un pan tan blanco y fresco como aquel! Y las frutas escarchadas y la leche endulzada con miel. Ya estaba aburrida de la carne de jabalí, y los dulces le supieron a gloria.

Tras saciar su apetito, las dos mujeres la vistieron con el flamante vestido que le esperaba sobre la cama.

—Señora, ¡qué bien os sienta esta seda! El color verde realza vuestra tez. ¡Y cómo se ajusta a vuestras medidas! Estáis hermosa. ¿No es así, Anelle? —La doncella la llevó hasta el espejo.

A Río le costó reconocerse en la imagen que devolvía el azogue. La mujer que tenía ante sí no se parecía al mozuelo que había sido hasta entonces. Pasó las yemas de sus dedos por el brocado, repasando los dibujos briscados que trazaban los finos hilos de oro. El corpiño realzaba sus pequeños senos y convertía su torso en una copa rematada por un finísimo encaje. El escote se ceñía a los hombros desnudos, las mangas se entallaban desde el codo a la muñeca. La falda caía sobre sus caderas y se vol­vía amplia y vaporosa al rozar el suelo.

Pero aquel reflejo era un espejismo. Ella no era una dama, por mucho que así la llamaran las doncellas. En cuanto se quitara el vestido, volvería a ser la pequeña Río, la niña de los Gledius, la mocita que se negaba a florecer como mujer.

A Río le entró una súbita congoja y estalló en llanto.

—¡Por qué me habéis puesto este maldito vestido! —chilló—. ¡Marchaos! ¡Dejadme en paz y no me molestéis más con vuestros frívolos halagos!

Las doncellas se marcharon sin mediar palabra, escandalizadas por aquella explosión de ira que no comprendían.

Río recogió su arma, la desenvainó y sopeso su calibre con ambas manos. Nunca le había parecido pesada. Su filo estaba algo mellado, eran los trofeos ganados en los duelos contra Fynneon. Dando rienda suelta a la furia, blandió unos ágiles mandobles en el aire, como si un enemigo invisible la acechara. El zumbido que producía la hoja sonaba amplificado por la acústica del aposento. «¡Idiota, soy una idiota! ¡Idiota! ¡Idiota!», se repitió una tras otra la retahíla. Luego, sin soltar la espada, se dejó caer al suelo, echa un ovillo.

La lucha había llegado a su fin.

Su corazón hacía tiempo que la había avisado, pues se estremecía con solo contemplar la apostura del príncipe. Y ahora, aquel espejo le mostraba la mujer que había ocultado durante años bajo ropas de hombre y andares zafios.

Vencida, dejó brotar todas las lágrimas no lloradas, todo el dolor no padecido, todo el amor no sentido.

14 comentarios:

Viviana dijo...

¡Qué gusto ha sido leer esto!

El detalle en la descripción y la coherencia de la reacción de Río.

¡Wow!

(Se que no es un comentario muy profesional, solo que también me solté riendo al pensar que por fin conocí a una cenicienta que se da cuenta de su realidad, algo que pocas veces me encontraba).

Angela dijo...

No, Río, ¡NO! ¡No te enamores de Soota! Él solo se reirá en tu cara, te abrirá el pecho y te sacará el corazón, ¡capaz y hasta lo parte en pedacitos!
¡Me muero por leer más, Susana! X3 ¿Al fin dijiste algo en el blog sobre cómo te ha ido con las editoriales? Es que no frecuento foros, y si compartes noticias en ellos yo sigo desinformada O.o
Ánimo, ¡que queremos leer más! ;) Un saludo y un abrazo bien fuerte.

Susana Eevee dijo...

Gracias, Viviana. Me alegra que te guste.

Lo que has leído es el comienzo de un momento muy emotivo en la novela, en el que uno de los personajes secundarios (una joven de dieciséis años) adquiere un papel protagonista y se deja conocer un poco más.

Un saludo.
Como tú dices, Río ha vivido una realidad que no le corresponde ni le beneficia como mujer, y descubre que hay otras cosas más allá de su pequeño mundo.

Susana Eevee dijo...

Ay, Ángela, qué bien conoces a Soota, lo malote que es y lo poco que le interesa el amor... aunque, tal vez...

Bueno, en estos días te escribo un correo y ya te cuento.

Un abrazo.

Velkar dijo...

Yo prefiero no leerlo hasta no haber terminbado la primera parte, jaja.

Susana Eevee dijo...

Ja, ja, Velkar, me has arrancado una sonrisa, y eso que hoy tengo un día muuu malo.

Un abrazo.

Max Kahl dijo...

Hola Susana.
Gracias por pasar por mi blog y gracias por tus palabras.
Un saludo.
Max Kahl.

Susana Eevee dijo...

Será un placer estar al tanto de las novedades de tu libro, Max.

Un saludo.

STB dijo...

Bello.
Bien construido y ricamente descrito, tanto el vestido como las emociones. Me gusta :)

Belén dijo...

Magnífico, como siempre. Yo ya creo haber intuido alguna cosilla sobre el futuro...

El mio catastrófico, desde luego, pero el tuyo brillante.

muchos besos

dafd dijo...

"en una copa rematada por un finísimo encaje."
Cómo he disfrutado con las descripciones.

Velkar dijo...

Lo terminé!!!
Magnífico. En breve leeré también estos textos y te diré. De momento, te escribo esto para que recogas un premio desde mi blog, si te interesa.
Un abrazo.

Elisabet dijo...

Susana, me ha encantado leer algo tuyo después de... ¡siglos! ¿Cuándo vas a publicar la novela?

Este capítulo me ha recordado (salvando las diferencias) otros dos de una de mis novelas inéditas, ¡ojalá la pueda publicar algún día! "El vestido verde", se titula uno. Ah, ¿qué tendrán los vestidos verdes...? El otro "Pan tierno".

A veces parece que nos hayamos criado juntas, ¡y apenas nos conocemos!

Un abrazo,

Eli

Susana Eevee dijo...

Mil perdones por la tardanza, últimamente tengo la mente en cuarentamil cosas y he vuelto a descuidar el blog (si es que así no vamos a ninguna parte).

Esteban (¡ay, qué majo que eres, gracias!), Belén (¡arriba ese ánimo, mujer, con lo que tú vales!), dafd,(¡bienvenido!), Velkar (¡tú si que eres grande!) y mi queridísima Elisabet, (el espejo donde tantos nos miramos, intentando atrapar un rayito de la luz que reflejas).

Gracias por vuestra visita y un beso gordo para todos.