11.3.08

LAS MINAS DE HASS

Soota observó el aspecto turbio de su cerveza, la mesa desvencijada sobre la que apoyaba los pies y, más allá, el constante ir y venir del gentío al mostrador de la cantina. El propietario, un hombre flaco y de largos bigotes, servía a sus clientes con la desgana habitual. En aquel tugurio, donde el ambiente ofendía los olfatos más sensibles, se reunían, cada noche, la mayoría de las personas que rondaban las minas: guardias, proveedores, carreteros, herreros, comerciantes, muleros y prostitutas. Y allí, entre jarras de cerveza, vinos y licores varios, florecían toda clase de negocios y trueques, así como el intercambio y chismorreo de las noticias que recorrían Erigia, desde las estribaciones del sur hasta la costa del Océano del Norte.

Roy se había recostado en la silla, imitando la misma posición relajada que Soota, aunque había bebido en exceso y ahora pagaba las consecuencias de la borrachera. El joven pelirrojo se quedó profundamente dormido, sin que los ruidos del establecimiento le importunaran el sueño.

Soota no había probado la jarra que tenía delante. Se decía a sí mismo que aquella cerveza tendría un sabor demasiado desagradable, que seguramente estaría aguada con el caldo graso sobrante de las marmitas, cuando la verdadera razón se ajustaba más a que ya estaba hastiado de bebidas repugnantes, de comidas insípidas y de lugares tan sórdidos como aquel.

Dax entró por la puerta y recorrió el trayecto que lo separaba de Soota sin necesitad de hacerse hueco entre la multitud que atestaba la cantina; todos se apartaron al paso del capitán.

—¿Qué le ocurre al muchacho? —lo interrogó mientras se sentaba frente a él, a un palmo de sus botas.

—Le gusta beber… y no sabes cuánto. —Soota señaló a Roy con el pulgar.

—Ay, los jóvenes ya no aguantan nada, son unas piltrafas de estómago delicado. En mi época, los niños de pecho ya tomaban sus buenos tragos. Mi madre solía contarme que usaba la cerveza para apurar el destete. ¡Así he salido yo! ¡Un toro!

Dax se golpeó los voluminosos pectorales con los puños para reforzar lo que con tanta vehemencia había proclamado.

—¿Un toro? —cuestionó el príncipe levantando una de sus cejas—. Un toro es un animal noble, inteligente, libre de vagar por los prados; un semental que monta a todas las hembras, una detrás de otra… Tú eres, más bien, un asno.

Soota ya había encontrado un entretenimiento con el que divertirse un buen rato. Le resultaba irresistible aquel juego de poder en el que unas palabras ofensivas podían conducir a una riña zanjada a puñetazos. No era la primera vez que incitaba a Dax para acabar enzarzados en una pelea. Encontraba un extraño y retorcido placer al enfrentarse a un hombre mucho más fuerte, aunque hasta ese momento nunca había conseguido ganarle. Tumbar al viejo guardia se había convertido en un reto, algo que, por supuesto, Dax no desconocía. Si el príncipe quería jugar con él, pensaba el guardia, tendría sus puños a su servicio para machacarlo.

Dax estaba cansado. Decidió que era mejor empezar cuanto antes, sin necesidad de una réplica a la ofensa que no fuera un primer golpe inesperado. Con un rápido ademán, agarró los pies de Soota y los apartó de la mesa con tal ímpetu que lo volcó de su silla. El joven erigio cayó acompañado del estruendo de la madera partida.

El carcajeo de los clientes que se sentaban más próximos no se hizo esperar. Salvo Roy, que continuó durmiendo el sueño de los benditos.

Soota se levantó despacio. Sus facciones seguían tan impasibles como siempre, pero en su mirada, clara y oscura a la vez, resplandecía un brillo salvaje. Enseguida se despojó de sus armas y del peto, y a pecho descubierto saltó por encima de la mesa, lanzándose contra el cuerpo nervudo de Dax.

El capitán lo recibió con el apretado abrazo de una serpiente que quiere estrangular a su presa. Soota intentó soltarse, y cuando estaba a punto de conseguirlo, Dax le dio un fuerte cabezazo en la frente. Sonó a cráneo contra cráneo. Aquel primer golpe casi lo dejó sin sentido, pero Soota siguió revolviéndose hasta que logró escapar. No perdió un instante en enterrar su puño en la mandíbula del guardia.

—¡Te voy a arrancar la cabeza! —gritó Dax, escupiendo saliva y sangre.

—Inténtalo, asno —le espetó Soota a media voz y tono desafiante.

Alguien, escondido en el anonimato de la muchedumbre, emitió un rebuzno, largo y jocoso. El rostro del capitán se encendió de ira.

—Pequeño hijo de perra… —dejó escapar entre dientes, apurándose en aflojar el correaje que portaba sus dagas y dejándolo caer al suelo.

El torso lampiño de Soota exhibía un cuerpo musculoso y bien proporcionado, pero el físico de Dax era mucho más imponente. El joven era demasiado esbelto para enfrentarse con éxito a un hombre que en verdad parecía un toro.

Dax aulló como una bestia sedienta de sangre. Abrió los brazos y apretó los puños, forzando todos los músculos hasta que estos se hincharon como las velas de un barco.

Sin clemencia ni rencor. Así lucharían, provocados por el simple deseo de medirse con otro hombre, de sentir cómo la excitación del combate les avivaba toda la fiereza que llevaban den­tro. A su alrededor se formó un corrillo que los azuzaba con el mismo arrebato con que se incita a los perros de pelea a que luchen hasta la muerte.

—¡Muérdele una oreja, Dax! —vociferó una mujer sin soltarse de su hombre.

—¡Reviéntale el hígado! —rugió un muchacho de mirada bizca y mejillas purulentas.

La expectante audiencia animaba con su vocerío a aquel coloso; le importaba un bledo la condición privilegiada de Soota. Allí no había lugar para distinciones entre príncipes y vasallos, solo entre vencedores y vencidos. Ellos querían sangre y espectáculo. Y estos dos rivales se lo iban a dar.

Soota volvió a atacar con la agilidad de un felino, enseñando sus puños prestos a atizar su segundo golpe, pero Dax supo esquivar el impacto, respondiendo a su vez con un derechazo que apenas rozó a su contrincante. Con la rabia desatada, los dos hombres se enzarzaron en una serie de golpes rápidos, hasta que ambos cayeron encima de una mesa que se quebró bajo el peso de sus cuerpos.

Uno sobre el otro, rodaron por el suelo. El príncipe aferró con fuerza el cuello del capitán. Soota no dejó de apretar el robusto gaznate y pareció que a Dax le fallaban las fuerzas.

Pero en la mente del gigante aún no había motivo para la rendición; consiguió librarse de aquellas poderosas tenazas y tumbar a su oponente propinándole un puñetazo en el costado con tal potencia que lo lanzó a varios metros de distancia.

El populacho se desgañitaba enfervorizado, reclamando más diversión.

—¡Venga, Dax!

—¡Rómpele la cara!

Soota se levantó de un brinco. Aprovechando que Dax le ofrecía la espalda, lo agarró de la coleta, aupándose de un salto a lomos del fortachón. Le pasó su lacio mechón alrededor del cuello y tiró con fuerza, pretendiendo ahorcarlo con aquella improvisada soga. Dax empezó a dar vueltas sobre sí mismo para desembarazarse del joven, que se apretaba contra él rodeándolo con sus muslos. Al fin, Soota cayó con estrépito, derribando a su paso mesas y sillas, y vertiendo las bebidas de los clientes. Durante un instante quedó tendido en el suelo, inmóvil. Antes de recobrarse, un par de hombres lo asieron por los brazos y lo ayudaron a ponerse en pie. Como pudo se zafó de aquellas manos; tenía el rostro velado por una expresión de fastidio. Su nariz chorreaba sangre. La piel de sus hombros brillaba de sudor, y su pecho subía y bajaba al ritmo agitado de su resuello. Alzó los puños de nudillos despellejados, todavía invicto.

Volvió a estallar el vocerío, esta vez jaleando al joven erigio.

A pesar del bullicio, el joven Roy continuó durmiendo, anestesiado por los efluvios del licor, sin percatarse del alboroto que se había formado en la cantina.

El bigotudo tabernero conservaba el semblante inescrutable, pero sus ojos mostraban un brillo ladino que no auguraba nada bueno. Ya estaba harto de que aquellos altercados pendencieros, que suce­dían muchas noches, acabaran destrozando su ya destartalado negocio. Bajo el mostrador guardaba un grueso garrote, la única arma que necesitaba para disolver las disputas. Lo cogió con cierta resignación y, blandiéndolo sobre su cabeza, se acercó a los dos bravucones que seguían propinándose puñetazos. Sin contemplación ni titubeos, la emprendió a garrotazos, con la irrefutable certeza de estar en el derecho de tomarla contra los que él quisiera, pues era el dueño y señor del local. Y no solo Dax y Soota probaron la contundencia del garrote, sino todo aquel que se interpuso en su camino.

Nadie se atrevió a discutir la acción del tabernero, y los ánimos de la abigarrada multitud se fueron templando, incluso los ahora vapuleados contendientes parecían haber entendido el lenguaje del «palo».

—Dejémoslo por hoy —dijo Dax.

Su rostro perruno estaba bastante maltrecho. Soota no tenía mejor aspecto; su ojo azul había desaparecido tras un párpado hinchado. Como en otras ocasiones, actuaron sin recelo, y acabada la pelea se dieron la mano, al igual que dos caballeros, demostrando su respeto hacia un digno rival.

Pospusieron definitivamente aquel duelo, esperando un mejor momento para reanudarlo. También regresó la rutina entre los clientes: los carreteros bebieron cerveza, los herreros jugaron a los dados, los muleros brindaron con vino, y las prostitutas se dejaron pellizcar sus dulces carnes por quienes las probarían aquella noche.

Soota recogió sus pertenencias, y alzando al todavía durmiente Roy, se lo echó sobre los hombros y abandonó la taberna.

10 comentarios:

ANDRAGORAS dijo...

Erigia, te saludo:

Haces lo que hay que hacer para que la imganicación del lector vuele como vuela un halcón. Sin que te haga falta escribir la Biblia (no como otros?),se puede oler el ambiente de la taberna, y escuchar los ruidos de la pelea...

Los personajes son lo que son, no sólo buenos nombres, sino que los describes muy bien, tanto física como interiormente.

Vamos, que seguro que no soy el único que está esperando tener la novela en sus manos. ¡Ánimo!

Un recuerdo

Angela dijo...

Hola, Susana ^^ Como siempre, me ha gustado mucho tu texto. Estoy comenzando a creer que te cansa ver lo mucho que admiramos tus descripciones, porque siempre todos las sacamos a relucir. Perdona, pero es que eres muy buena.

He visto que no buscas describir mucho lo que son los sentimientos o pensamientos de los personajes. Con las descripciones de los entornos es suficiente para darnos una idea de cómo son interiormente. Con tus descripciones, creas sensaciones en el lector. Al menos conmigo es así.

Por otra parte, me parece que Soota y Dax se aprecian...Quizá esté equivocada, pero se me hace que esta pelea no es más que una demostración de respeto y de (incluso) cariño hacia un gran hombre. Al menos eso es lo que percibí.

En cuanto a Roy...bueno, me parece que es un chico que ve en Soota un modelo a seguir. No creo que lo vea como a un padre (como alguien comentó en alguna otra entrada), sino como a un hermano mayor.

Y, por supuesto, me parece que Soota ve también en Roy a un molesto (molestísimo) hermano menor. Aunque por la personalidad de Soota, no me sorprendería que si tiene que matar a Roy, no dude en hacerlo.

Saludos!!! =^__^=

Rob dijo...

No encuentro palabras para describir la calidad de tú literatura. Sólo espero ver pronto tu novela publicada para poder leerla completa. Un saludo.

Anónimo dijo...

Sigue escribiendo así que cualquier día te dedico un post, maja. Un pedazo de queso para ti.
La Rata Negra.
www.lanegrarata.blogspot.com

Susana Eevee dijo...

Gracias, Andrágoras.
Con comentarios tan buenos como el tuyo no solo me animas sino que me emocionas.
Un beso, Juan.

Susana Eevee dijo...

Queridísima Angela:
Con cada nuevo comentario tuyo me demuestras lo bien que has captado la esencia de la historia y sus personajes. Me gustaría contar contigo como lectora de calidad para cuando acabe la novela (que espero sea en pocas semanas).
Un beso.

Susana Eevee dijo...

Hola, Rob.
Ya te he dado las gracias personalmente por tu comentario, pero quiero expresar aquí lo buena gente que eres y lo mucho que me gusta como escribes.
Un beso.

Susana Eevee dijo...

Hola, Rata Negra.
Gracias por pasarte por mi blog. Después de visitar el tuyo encuentro tu comentario muy ambiguo. ¿Qué me das: un beso o una colleja?
Puedes dedicarme un post cuando quieras, en realidad lo deseo... Es que soy muy curiosa, ¿Con qué etiqueta apareceré: matarratas o blog bubónico?
Quiero agradecerte el pedazo de queso que me ofreces, porque me has dado la palabra clave para mi próxima entrada. Te la dedico a ti, espero que sea del agrado de tu fino olfato ratonil.
Un saludo.

Angela dijo...

HOLA SUSANA!!!!!! Pero qué honor tan grande me estás concediendo. No me lo puedo creer. Si te puedo ayudar en algo, con mucho gusto lo haré. No faltaba más, si sos una escritora a la que admiro muchísimo. Felicidades por estar próxima al final de esta gran novela. Te deseo grandes éxitos. Ojalá mos mantengas informados de cómo te va, en caso de que lo presentes a una editorial.
Saludos, y ánimos! Un beso =^__^=

palabras dijo...

Otra vez yo, ;)


Este texto ya lo conocía del foro, un texto sencillo pero curioso, y muy del oeste, como te dijero por allí.

Te comento alguna cosilla ;)

"conducir a un riña zanjada a puñetazos"

una riña

"un derecherazo"

derechazo


Venga un beso, nos leemos.